viernes, 28 de diciembre de 2012

La mujer vampiro

E. Munch
La Mujer Vampiro, E. Munch.
Hace poco más de una semana que terminé de leer 'Drácula', de Bram Stoker. Reconozco que siento fascinación por el mito clásico de los vampiros -no por los pseudovampiros fosforescentes tan de moda en estos tiempos-, y la obra maestra de Stoker, en líneas generales, me ha encantado. En otra ocasión comentaré en profundidad la novela, mas hoy quiero dedicar mi entrada a la increíble mujer-vampiro, quien ha sido la perdición de tantos hombres a través del paso de las épocas. Mi particular homenaje a esta criatura, la cual ha alimentado mitos, cuentos, relatos, novelas y poemas de toda índole, avivando sin cesar el fuego de la inspiración de tantos y tantos escritores.


EXTRACTO DEL MEMORANDO DEL DOCTOR VAN HELSING

5 de noviembre, por la tarde. […]
Sabía que había al menos tres tumbas que encontrar, las cuales estaban
habitadas. De modo que busqué sin descanso, y encontré una de ellas.
Estaba tendida en su sueño de vampiro, tan llena de vida y de
voluptuosa belleza que me estremecí, como si me dispusiera a cometer un
crimen. No pongo en duda que, en la antigüedad, a muchos hombres que
se disponían a llevar a cabo una tarea como la mía les fallaran el corazón y
los nervios. Por consiguiente, se retrasaba hasta que la misma belleza de la
muerta viva lo hipnotizaba; y se quedaba allí, hasta que llegaba la puesta
del sol y cesaba el sueño del vampiro. Entonces, los hermosos ojos de la
mujer vampiro se abrían y lo miraban llenos de amor, y los labios voluptuosos
se entreabrían para besar... El hombre es débil. Así había una víctima
más en la guarida del vampiro; ¡uno más que engrosaba las filas terribles de
los muertos vivos...!

Desde luego, existe cierta fascinación, puesto que me conmuevo
ante la sola presencia de una mujer tan bella, aun cuando esté tendida en
una tumba destartalada por los años y llena del polvo de varios siglos, aunque
había ese olor horrible que flotaba en las guaridas del Conde. Sí; me sentía
turbado... Yo, Van Helsing, a pesar de mis propósitos y de mis motivos
de odios..., sentía la necesidad de un retraso que parecía paralizar mis facultades
y aferrarme el alma misma. Era posible que la necesidad de sueño
natural y la extraña opresión del aire me estuvieran abrumando. Estaba
seguro de que me estaba dejando dominar por el sueño; el sueño con los
ojos abiertos de una persona que se entrega a una dulce fascinación, cuando
llegó a través del aire silencioso y lleno de nieve un gemido muy
prolongado, tan lleno de aflicción y de pesar, que me despertó como si hubiera
sido una trompeta, puesto que era la voz de Madam Mina la que
estaba oyendo[…]


Drácula
Bram Stoker

2 comentarios:

  1. Coincidimos, monsieur: yo también siento fascinación por el mundo de los vampiros, y en su momento disfruté mucho de la lectura del Dracula de Bram Stoker.

    Enchantée de faire votre connaissance :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merci beaucoup, madmoiselle.

      Espero que mi humilde morada, lejos de la fastuosidad de la Corte, sea de su agrado y la visite con gusto. Y como dijo mi amigo D, "deje en ella parte de la felicidad que trae".

      Eliminar