Sala de Lectura

Recopilación de los pasajes y fragmentos de obras en prosa de diversos autores aparecidos hasta la fecha en este espacio.



EXTRACTO DEL MEMORANDO DEL DOCTOR VAN HELSING
'Drácula', Bram Stoker.

5 de noviembre, por la tarde. […]
Sabía que había al menos tres tumbas que encontrar, las cuales estaban
habitadas. De modo que busqué sin descanso, y encontré una de ellas.
Estaba tendida en su sueño de vampiro, tan llena de vida y de
voluptuosa belleza que me estremecí, como si me dispusiera a cometer un
crimen. No pongo en duda que, en la antigüedad, a muchos hombres que
se disponían a llevar a cabo una tarea como la mía les fallaran el corazón y
los nervios. Por consiguiente, se retrasaba hasta que la misma belleza de la
muerta viva lo hipnotizaba; y se quedaba allí, hasta que llegaba la puesta
del sol y cesaba el sueño del vampiro. Entonces, los hermosos ojos de la
mujer vampiro se abrían y lo miraban llenos de amor, y los labios voluptuosos
se entreabrían para besar... El hombre es débil. Así había una víctima
más en la guarida del vampiro; ¡uno más que engrosaba las filas terribles de
los muertos vivos...!

Desde luego, existe cierta fascinación, puesto que me conmuevo
ante la sola presencia de una mujer tan bella, aun cuando esté tendida en
una tumba destartalada por los años y llena del polvo de varios siglos, aunque
había ese olor horrible que flotaba en las guaridas del Conde. Sí; me sentía
turbado... Yo, Van Helsing, a pesar de mis propósitos y de mis motivos
de odios..., sentía la necesidad de un retraso que parecía paralizar mis facultades
y aferrarme el alma misma. Era posible que la necesidad de sueño
natural y la extraña opresión del aire me estuvieran abrumando. Estaba
seguro de que me estaba dejando dominar por el sueño; el sueño con los
ojos abiertos de una persona que se entrega a una dulce fascinación, cuando
llegó a través del aire silencioso y lleno de nieve un gemido muy
prolongado, tan lleno de aflicción y de pesar, que me despertó como si hubiera
sido una trompeta, puesto que era la voz de Madam Mina la que
estaba oyendo[…]

*

PASAJE DE 'CON LA HIERBA DE ALMOHADA'
'Leyendas de los Otori, Vol. II: Con la hierba de almohada', Lian Hearn.

-          ¡Qué hermosa es la primera nieve! –exclamó Kaede-. Sin embargo, a finales del invierno todos anhelamos que desaparezca.
-          La nieve me agrada –exclamó Fujiwara-. Me gusta su blancura y la forma en la que envuelve al mundo. Bajo ella, todo permanece limpio.
Mamoru sirvió vino en los cuencos, se los entregó a Kaede y a Fujiwara y se desvaneció entre las sombras. Los criados se retiraron. En realidad no estaban solos, pero reinaba una gran sensación de soledad, como si nada existiera salvo ellos dos, los ardientes braseros, las pesadas pieles y la nieve.
Tras contemplar la nevada en silencio durante un tiempo, Fujiwara llamó a los criados para que trajesen más lámparas.
-          Quiero ver vuestro rostro –pidió al tiempo que se inclinaba hacia delante y examinaba a la joven con la misma avidez con que solía contemplar sus tesoros.
Kaede elevó los ojos y se quedó mirando la nieve, que en ese momento caía con más intensidad y se arremolinaba bajo la luz de las linternas, bloqueaba los senderos de la montaña y arrojaba un manto blanco sobre el mundo.
-          Estás más bella que nunca –exclamó Fujiwara pausadamente.
A Kaede le pareció detectar una nota de alivio en la voz del noble. Sabía que si su enfermedad la hubiera estropeado, Fujiwara se habría alejado de ella con una educación exquisita y nunca le habría vuelto a ver. Podrían haber muerto de hambre en Shirakawa sin que el noble mostrara el más mínimo gesto de compasión. “¡Qué frío es!”, pensó, mientras sentía cómo su propio cuerpo se quedaba helado. Sin embargo, no dio muestra alguna de ello, sino que permaneció con las pupilas clavadas en el paisaje dejando que la visión de la nieve le llenara los ojos y la deslumbrara. Decidió que se mostraría fría, como el hielo o la porcelana de celadón. Si Fujiwara deseaba poseerla, tendría que pagar el más alto de los precios.

*

PASAJES EXTRAÍDOS DE LAS LEYENDAS DE G. A. BÉCQUER


De ‘El rayo de luna’

[…]Manrique llegó al claustro, tendió la vista por su recinto y miró a través de las macizas columnas de sus arcadas... Estaba desierto.
     Salió de él encaminó sus pasos hacia la oscura alameda que conduce al Duero, y aún no había penetrado en ella, cuando de sus labios se escapó un grito de júbilo.
     Había visto flotar un instante y desaparecer el extremo del traje blanco, del traje blanco de la mujer de sus sueños, de la mujer que ya amaba como un loco.
     Corre, corre en su busca, llega al sitio en que la ha visto desaparecer; pero al llegar se detiene, fija los espantados ojos en el suelo, permanece un rato inmóvil; un ligero temblor nervioso agita sus miembros, un temblor que va creciendo, que va creciendo y ofrece los síntomas de una verdadera convulsión, y prorrumpe al fin una carcajada, una carcajada sonora, estridente, horrible.
     Aquella cosa blanca, ligera, flotante, había vuelto a brillar ante sus ojos, pero había brillado a sus pies un instante, no más que un instante.
     Era un rayo de luna, un rayo de luna que penetraba a intervalos por entre la verde bóveda de los árboles cuando el viento movía sus ramas.

     Habían pasado algunos años. Manrique, sentado en un sitial junto a la alta chimenea gótica de su castillo, inmóvil casi y con una mirada vaga e inquieta como la de un idiota, apenas prestaba atención ni a las caricias de su madre, ni a los consuelos de sus servidores.
     -Tú eres joven, tú eres hermoso -le decía aquélla;- ¿por qué te consumes en la soledad? ¿Por qué no buscas una mujer a quien ames, y que amándote pueda hacerte feliz?
     -¡El amor!... El amor es un rayo de luna -murmuraba el joven.
     -¿Por qué no despertáis de ese letargo? -le decía uno de sus escuderos;- os vestís de hierro de pies a cabeza, mandáis desplegar al aire vuestro pendón de ricohombre, y marchamos a la guerra: en la guerra se encuentra la gloria.
     -¡La gloria!... La gloria es un rayo de luna.
     -¿Queréis que os diga una cantiga, la última que ha compuesto mosén Arnaldo, el trovador provenzal?
     -¡No! ¡No! -exclamó el joven incorporándose colérico en su sitial;- no quiero nada... es decir, sí quiero... quiero que me dejéis solo... Cantigas... mujeres... glorias... felicidad... mentiras todo, fantasmas vanos que formamos en nuestra imaginación y vestimos a nuestro antojo, y los amamos y corremos tras ellos, ¿para qué?, ¿para qué?, para encontrar un rayo de luna.
     Manrique estaba loco: por lo menos, todo el mundo lo creía así. A mí, por el contrario, se me figuraba que lo que había hecho era recuperar el juicio.


De ‘El beso’

[…]- Renegando entre dientes de la campana y del campanero que la toca, disponíame, una vez apagado aquel insólito y temeroso rumor, a coger nuevamente el hilo del interrumpido sueño, cuando vino a herir mi imaginación y a ofrecerse ante mis ojos una cosa extraordinaria. A la dudosa luz de la luna que entraba en el templo por el estrecho ajimez del muro de la capilla mayor, vi a una mujer arrodillada junto al altar.
     Los oficiales se miraron entre sí con expresión entre asombrada e incrédula; el capitán sin atender al efecto que su narración producía, continuó de este modo:
     -No podéis figuraros nada semejante, aquella nocturna y fantástica visión que se dibujaba confusamente en la penumbra de la capilla, como esas vírgenes pintadas en los vidrios de colores que habréis visto alguna vez destacarse a lo lejos, blancas y luminosas, sobre el oscuro fondo de las catedrales.
     Su rostro ovalado, en donde se veía impreso el sello de una leve y espiritual demacración, sus armoniosas facciones llenas de una suave y melancólica dulzura, su intensa palidez, las purísimas líneas de su contorno esbelto, su ademán reposado y noble, su traje blanco flotante, me traían a la memoria esas mujeres que yo soñaba cuando casi era un niño. ¡Castas y celestes imágenes, quimérico objeto del vago amor de la adolescencia!
     Yo me creía juguete de una alucinación, y sin quitarle un punto los ojos, ni aun osaba respirar, temiendo que un soplo desvaneciese el encanto. Ella permanecía inmóvil.
     Antojábaseme, al verla tan diáfana y luminosa que no era una criatura terrenal, sino un espíritu que, revistiendo por un instante la forma humana, había descendido en el rayo de la luna, dejando en el aire y en pos de sí la azulada estela que desde el alto ajimez bajaba verticalmente hasta el pie del opuesto muro, rompiendo la oscura sombra de aquel recinto lóbrego y misterioso.
     -Pero...-exclamó interrumpiéndole su camarada de colegio, que comenzando por echar a broma la historia, había concluido interesándose con su relato -¿cómo estaba allí aquella mujer? ¿No le dijiste nada? ¿No te explicó su presencia en aquel sitio?
     -No me determiné a hablarle, porque estaba seguro de que no había de contestarme, ni verme, ni oírme.
     -¿Era sorda?
     -¿Era ciega?
     -¿Era muda? -exclamaron a un tiempo tres o cuatro de los que escuchaban la relación.
     -Lo era todo a la vez -exclamó al fin el capitán después de un momento de pausa-, porque era... de mármol[…]


De ‘Los ojos verdes’

 […]-¡No me respondes! -exclamó Fernando, al ver burlada su esperanza-; ¿querrás que dé crédito a lo que de ti me han dicho? ¡Oh, no!... Háblame; yo quiero saber si me amas; yo quiero saber si puedo amarte, si eres una mujer...
     -O un demonio... ¿Y si lo fuese?
     El joven vaciló un instante; un sudor frío corrió por sus miembros; sus pupilas se dilataron al fijarse con más intensidad en las de aquella mujer, y fascinado por su brillo fosfórico, demente casi, exclamó en un arrebató de amor:
     -Si lo fueses... te amaría... te amaría, como te amo ahora, como es mi destino amarte, hasta más allá de esta vida, si hay algo más allá de ella.
     -Fernando -dijo la hermosa entonces con una voz semejante a una música-: yo te amo más aún que tú me amas; yo que desciendo hasta un mortal, siendo un espíritu puro. No soy una mujer como las que existen en la tierra; soy una mujer digna de ti, que eres superior a los demás hombres. Yo vivo en el fondo de estas aguas; incorpórea como ellas, fugaz y transparente, hablo con sus rumores y ondulo con sus pliegues. Yo no castigo al que osa turbar la fuente donde moro; antes le premio con mi amor, como a un mortal superior a las supersticiones del vulgo, como a un amante capaz de comprender mi cariño extraño y misterioso.
     Mientras ella hablaba así, el joven, absorto en la contemplación de su fantástica hermosura, atraído como por una fuente desconocida, se aproximaba más y más al borde de la roca. La mujer de los ojos verdes prosiguió así:
     -¿Ves, ves el límpido fondo de ese lago, ves esas plantas de largas y verdes hojas que se agitan en su fondo?... Ellas nos darán un lecho de esmeraldas y corales... y yo... yo te daré una felicidad sin nombre, esa felicidad que has soñado en tus horas de delirio, y que no puede ofrecerte nadie... Ven, la niebla del lago flota sobre nuestras frentes como un pabellón de lino... las ondas nos llaman con sus voces incomprensibles, el viento empieza entre los álamos sus himnos de amor; ven... ven...
     La noche comenzaba a extender sus sombras, la luna rielaba en la superficie del lago, la niebla se arremolinaba al soplo del aire, y los ojos verdes brillaban en la oscuridad como los fuegos fatuos que corren sobre el haz de las aguas infectas... Ven... ven... Estas palabras zumbaban en los oídos de Fernando como un conjuro. Ven... y la mujer misteriosa le llamaba al borde del abismo donde estaba suspendida, y parecía ofrecerle un beso... un beso...
     Fernando dio un paso hacia ella... otro... y sintió unos brazos delgados y flexibles que se liaban a su cuello, y una sensación fría en sus labios ardorosos, un beso de nieve... y vaciló... y perdió pie, y calló al agua con un rumor sordo y lúgubre.
     Las aguas saltaron en chispas de luz, y se cerraron sobre su cuerpo, y sus círculos de plata fueron ensanchándose, ensanchándose hasta expirar en las orillas.

 *


No hay comentarios:

Publicar un comentario