Poemas del Autor

Recopilación de los poemas de Pedro Manuel Cepedal Flores mostrados hasta la fecha en este espacio.


VERSOS EN LA ENSOÑACIÓN

Esta obra constituye mi primer poemario concebido como tal y sólo divulgado en mi espacio virtual. Se trata de un conjunto de poemas de temática fantástica y colorida que busca la musicalidad y encierra reflexiones y mensajes afilados tras su alegre fachada.

Podéis leer la obra completa en el espacio especialmente habilitado para ella:

Versos en la Ensoñación
http://versoniacion.blogspot.com.es/

o bien pulsando sobre el nombre de cada uno de los poemas que hasta la fecha he mostrado en este espacio:


















POEMAS DE AMOR

Recopilación de mis primeros poemas, previos a 'Versos en la Ensoñación' y de temática amorosa.


*


LUCERO Y AURORA

A María M.D.


Lucero del alba,
áureo mirar,
pureza del alma,
gracia de amar.

Astro ascendiente,
frescor matinal,
nacarados dientes,
canto celestial.

Lumbre del día,
cabellos de fuego,
reflejo de vida,
pasión y anhelo.

Rocío vespertino,
húmeda sensualidad,
Incitante ocaso,
encuentro en nocturnidad.

Luz de la aurora,
mágico haz,
realidad y sueño,
divina faz.

Lucero del alba,
frescor matutino,
lumbre del día,
rocío vespertino
y luz de la aurora:
así es la niña
que me enamora.

Tú eres la niña
que me enamora.


Lucero y Aurora
Poemas de Amor
Pedro M. Cepedal Flores



*



ATARDECER PÚRPURA
  

   Cuando los días le van ganando terreno a las noches, la luna se entristece y llora, llora por su amado sol, porque la va apartando de su lado. Llora y su llanto tiñe sobre el cielo, mezclado en el último dorado, un lienzo purpúreo de anhelo desconsolado. Y permanece allí, envuelta en tal ocaso mientras el sol se va, se va alejando. Yo contemplo la escena desde abajo y me compadezco de la luna… y hasta me comparo: ella sólo tiene el atardecer púrpura, sólo unos suspiros gozando de su amado antes del adiós y del regreso a la persecución, redonda y eterna, de las noches y los días; yo suspiro por el suspiro durante el cual te tengo entre mis brazos…



Púrpura manto de atardecer,
adorno de luna creciente.
Púrpura anhelo de ti, mujer,
pasión bajo la luna ardiente.


Atardecer Púrpura
Poemas de Amor
Pedro M. Cepedal Flores



*

POEMAS DE AMOR
Pedro M. Cepedal Flores


I

Como un profundo mar
de corales verdes y anaranjados;
como un cielo empedrado
de nubes blancas cual azahar...
Así de hermoso es tu mirar.


II

Olas de azul turquesa,
nubes grises sobre la mar,
salitre y brisa fresca,
me pierdo en su inmensidad.

Olas de negro azabache
meciendo plateada espuma,
tintada en la oscura noche
bajo el brillo de la luna.

Olas de oro y fuego,
retratadas en el cielo
del ocaso, son recuerdo
de tus ojos y tu pelo.

Olas de azul añil;
mi corazón, blanco velero
surcando hacia ti el océano
veloz y raudo cual delfín.

Olas de tonos dispares
atravesando los siete mares
para exclamarte mi amor sin pares,
temo… ¡tantas olas no bastaren!




III




Si, en la noche serena y fría,

por tu ventana hasta tu cama
los rayos de luna ves entrar,
sabe que ésta sólo pretende contemplar
a la niña más bonita;
a la musa de estos versos
que, antes, a la envidiosa luna solía dedicar.


IV

Estrella que me alumbra 
en la profunda oscuridad,
cuando me sumo en ésta, 
hundido en su pesar.
Estrella que a mi corazón 
asiste en su agonía:
cuando sonríes, 
brilla esa estrella que me guía.


V

¿Cómo será el Cielo,
allí donde nace la luz,
no caben tristeza o miedo
y confluyen blanco y azul?

Donde habitan los ángeles,
¿cuál será su faz?
Sacros y hermosos seres
que protegen la bondad.

Un ángel llegó a mi vida
regalándome su amor.
De rostro, preciosa niña;
áureos ojos como el sol.

¿Cómo será el Cielo?
Sólo puedo desear
que sea como estar contigo
…¡Eso sí es Felicidad!


VI

Ella, música, ave y perla,
La preferida musa;
Ella, verso, flor y seda,
el día sin ocaso,
el eclipse de la luna. 


VII

Tu boca hace la sonrisa,
tu beso me sanaría;
tu beso me da la vida
y en tu boca moriría.


Poemas de Amor
Pedro M. Cepedal Flores

*
BESOS CON SABOR


I

Tus besos me saben a menta:
me refrescan y dan vida;
quitan mis penas, lloro su ausencia...
¡Ay, sin tus besos, yo que haría!


II

En un mundo de pasteles,
de brownies y milhojas,
eres la dulce tentación
que a mi paladar se antoja;
eres el mejor sabor
que en mi corazón se aloja.


III

Aroma de café,
sabor de tus labios,
suavemente disfruté
la textura de tu boca.

Besos que saben a café
pero que nunca son amargos;
al besarte me embarqué
en tu pasión que no es pecado.

Mas, por ti, yo pecaría
y en infiernos arderé
por probar todos los días
esos labios de café.


IV

Crujiente praliné,
sabroso chocolate:
a cada beso tuyo,
mi corazón late.

Mermelada de frambuesa,
pastel de moca:
no hay mayor placer
que perderme en tu boca.

Besos con textura,
besos con sabor:
tus besos son ternura,
tus besos son amor.


V

¿Qué es un beso tuyo
sino dulce miel, fuerte café,
refrescante fruta
de la que se deleitan mis labios
y mi corazón disfruta?


Besos con sabor
Poemas de Amor
Pedro M. Cepedal Flores

*
ESTRELLAS

Levanta la vista al Cielo, mira las estrellas:
son como lunares blancos sobre la falda azul de vuelo.

Alza tus ojos al Cielo, contempla las estrellas:
que se reflejen en ellos las luces que destellan.
                                                                              
Levanta la vista al Cielo, observa las estrellas:
son los amantes que, antaño, bellas historias vivieran.

Alza tu mirada al Cielo, y contempla las estrellas:
inmutables testigos en la noche de nuestro amor eterno.

Levanta la vista al Cielo, y mira las estrellas:
nos observan y recuerdan el amor que un día sintieron.


Estrellas
Poemas de Amor


Pedro M. Cepedal Flores


*




INÉDITOS

Recopilación de nuevos poemas no pertenecientes a ningún poemario, de diversas temáticas y estilos.


*


BAJO LA LLUVIA


   Por la mañana el bullicio se siente cómodo: los paraguas chocan en vibrantes duelos por conquistar la estrecha acera; los coches pitan y pitan a los pies de grandes edificios en el centro de la ciudad, deseando ser tanques para aplastar a los de delante; un autobús, abusando de su tamaño, rompe el charco que estaba siendo perforado por las gotas de lluvia, mordiendo los bajos de inocentes pantalones que tan sólo pasaban por el lugar equivocado en el momento equivocado; en el interior, se respiran la humedad de las telas mojadas y las toses de quienes ponen pocas barreras a la invasión de sus gérmenes; de vuelta al exterior, la humedad ya no reina, sino que se conforma con compartir con el carbono las vías respiratorias.

   Por la noche no hay bullicio: la acera ha sido abandonada y yo la recojo, la recojo en mis pensamientos y en las suelas de mis zapatos; la recojo para compartir con ella la lluvia y un instante de soledad, aprovechando la bajamar de la ciudad…


Caminando bajo la lluvia
por las aceras mojadas,
con el frescor de la noche
y disfrutando del agua.

Caminando bajo la lluvia
con mis dos piernas cargadas,
despacio –resbala el suelo-,
sin prisa por llegar a casa.

Caminando bajo la lluvia
por las aceras mojadas;
por una calle en penumbra
de la ciudad iluminada.

Pícara, la lluvia me pone
a resguardo en soportales
que forman bellas cascadas,
engalanados cortinajes.

Caminando bajo la lluvia
por las aceras mojadas,
evocando mil momentos
del pasado y de mi amada.

¡Qué falta que hacías, lluvia!
Qué falta, aquí en mi Málaga.
¡Qué falta que hacías, lluvia!
Qué falta… a mí, en el alma.


Bajo la Lluvia
Inédito
Pedro M. Cepedal Flores


*

LECHE SEMIDESNATADA
Un minúsculo detalle. Un mar de emociones.



Cartones de leche entera...
y una semidesnatada
que a mis ojos se revela
en tu bolsa
               de la compra;
y en tus ojos mi esperanza
destella para que sepa,
¡ay, para que yo lo sepa!
Que aún me amas, 
                   que aún me amas.



Leche Semidesnatada
Inédito
Pedro M. Cepedal Flores


*


VEINTE DE ABRIL

A mi persona especial, en su día especial.


Veinte de abril ha traído
veintidós abriles claros:
dos cisnes, un sólo nido;
cisnes de vuelo enlazado.

El vuelo de un corazón
en las alas magullado;
resistir de un corazón
cansado y apaleado.

Mas quiero pedirte, cisne:
¡no lo des por enterrado!
Sigue latiendo las alas,
mi cisne, sigue nadando;
sigue lustrando los ojos
que del sol has heredado.

No te sientas perdido entre
la luz trémula del lago:
más poderosa es tu luz,
estela que hace mi nado;
que yo te sigo, mi cisne,
¡ay, te sigo y te acompaño
por las claras y las nieblas
de las aguas de este lago!

Veintidós abriles cumple;
dos cisnes, un mismo nado
un veinte de abril tras otro,
hasta entonar nuestro canto.


Veinte de Abril
Inéditos
Pedro M. Cepedal Flores


*

VELOCIDAD

   Me gusta la velocidad. Sentir hormigas en el estómago a causa de un acelerón repentino; el impulso que obliga a pegar la espalda al cuero del asiento; el viento rozando, acariciando, golpeando y cortando mis cabellos silbando sugestivas palabras en mis oídos. Quiero ir siempre más rápido, más. En el agua, en la tierra o en el cielo. Por eso, cuando no puedo alcanzar esa sensación, recurro a ti. A tu instinto, a tu liviandad, a tu hambre de sentir el viento, a tus guantes sobre el volante de esa máquina con la que formas un sólo ser. Porque, a bordo de tu monoplaza, yo soy tú y tú eres yo. ¡Sí, me apasiona la velocidad! ¡Más rápido! Quiero desintegrarme en el tronar del viento y el rugido del motor…


Estrella de plata,
nacida en las cumbres
de las frías montañas.

Ojos indolentes,
 perdidos en lo hondo
de un vasto mar de hielo,
sólo derretidos
al fuego del licor.

Rojo purasangre;
pétalo del loto
 negro, coronado
en laureles dorados.

Del cielo al infierno,
difuso umbral.
Del hielo al asfalto,
Velocidad,
reina de sensaciones.

Corre más rápido,
corre.
Vuela más alto,
Kimi Räikkönen.


Velocidad
Inédito
Pedro M. Cepedal Flores


*

PUTAS DEL VERSO

Si escribo al bello sentimiento:
no interesa, no publican,
no hay certamen ni dinero.

Si escribo a la noticia en verso:
soy poeta periodista,
soy artista, soy un genio.

Reivindica, protesta…
¡y qué si no protesto!
Protesto si lo siento;

si no, dejadme escribir
al  nudo sentimiento,
a las pasiones humanas
que captan mi atención.

No me venderé:
si mi poesía es mi cuerpo,
¡no seré puta del verso!
No soy poeta reportero:
yo soy poeta porque siento.


Putas del Verso
Inédito

Pedro M. Cepedal Flores


*


RAPSODIA DE LAS ESTACIONES

“Mi particular y modesto homenaje a Queen y a Vivaldi. Dedicado a ti, siempre mi niña, siempre joven a mis ojos, siempre joven en mi corazón”

Obertura: 1 x 10
Primavera: 2 x 4
Verano: 1 x 17
Otoño: 5 x 4
Invierno: 5 x 2
Clausura: 1 x 5

~

¿Eres imaginaria o real?
¿Estás conmigo o no lo estás?
Si la respuesta es afirmativa,
déjate llevar
a un viaje por el tiempo,
donde los límites a la fantasía
no puedan llegar.
Ven, ven sin miedo,
haz tus sueños realidad,
de mi mano volarás.

*

Es la primavera y brotan las hojas frescas;
la leve brisa el canto de los gorriones eleva
y una flor volando a mi ventana lleva:
es la flor de la canela.

Es la primavera y mi sangre se altera;
me deleito de esa flor en su néctar.
¿Brotarán las hojas siempre frescas
en una primavera imperecedera?

**

¡No!¡No!¡No!¡No!
Llegó el verano,
ardo de calor;
quiero tener sexo,
¡hagamos el amor!
¡Oh!¡Oh!¡Oh!¡Oh!
Fina tela el nexo
que tapa tu pudor:
el bikini rojo
te lo arranco yo…
¡A bocados!¡A bocados!
Démonos un baño,
¡salvaje calor!
Desnudos y revueltos…
el encuentro terminó.
¡Oh!¡Sí!¡Sí!¡Oh!
El verano se acabó.

***

Chica de aire otoñal,
de blusa y mocasines,
te envidian los maniquíes
de las tiendas a las que vas.

Chica de aire sensual,
mis ojos en tu trasero,
ajustado en los vaqueros,
se clavan al caminar.

Gafas de sol, chupa de cuero:
hoy no soy el chico bueno;
a las chicas bien, es cierto,
les molan los rockeros.

Súbete a mi moto,
pongámonos a cien:
no te llevo al cielo,
mas lo pasaremos bien.

¡Vamos nena, más rápido!
Siente el pelo al viento.
¡Vamos nena, más rápido!
Que ya asoma el invierno.

****

Cae la nieve a través del ventanal:
copos de azúcar que no empalaga.

En la chimenea bailan las llamas
y, al compás, las siguen nuestros cuerpos:

ritmo del fuego, danza de la pasión
a lentos pasos de bolero;

tórrida noche de carnal unión,
espíritus que aplacan el frío invernal

tendidos sobre la mullida alfombra…
Cae la nieve a través del ventanal.

~

Pasa y pasa el tiempo;
pasan y pasan estaciones…
Siempre un ciclo igual,
siempre corazones jóvenes.

Siempre joven nuestro amor será.


Rapsodia de las Estaciones
Inédito
Pedro M. Cepedal Flores


*


LA YERBA Y LA PIEDRA
Cuaderno de poemas escritos en Waka -poesía clásica japonesa-, tanto en estilo tanka como en haikai.


POEMAS EN WAKA ('LA YERBA Y LA PIEDRA')


I

Rey del silencio…
¡No quiero ser vasallo
del gran ciprés!


II

Luce robusto,
carcomido por dentro,
el viejo armario.


III

Un triste sauce,
la tierra del olvido
no logra amar.


IV

Tus claros ojos
me miran desde el agua
del Nalón bravo.
¡Ah, qué hermoso es oír
en su arrullo tu voz!


V

Polvo anhelante
tras persianas echadas,
frío verano.
¡Suspiran los recuerdos
de aquel cálido otoño!


VI

En el silencio,
la niebla de este valle
me ofrece paz.
Sólo un sol hay que anhelo…
y arde en cielos remotos.


VII

La madurez
envidia a su gemela,
la vanidad:
los reversos de una hoja
dorada que cayó.


Poemas en Waka
La Yerba y la Piedra
Pedro M. Cepedal Flores

2 comentarios:

  1. Un despliegue inagotable de sensaciones. Me gustó mucho. Un abrazo, Ann@

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísims gracias por comentar en esta sección y darle publicidad, Anna. Me alegra que te despierten tantas emociones. Hasta ahora, aunque en multitud de formas, el tema casi exclusivo de mis poemas ha sido el amor, pero no tardaré demasiado -espero- en ir mostrando otras cosas.

      ¡Un saludo y gracias de nuevo!

      Eliminar